Nuestro Blog

Artículos interesantes, consejos de compra y mucho más
Gingivitis: Causas, Síntomas y Tratamiento

¿Qué Es La Gingivitis?

En pocas palabras, la gingivitis es una reacción inflamatoria de las encías causada por la acumulación de placa bacteriana en los dientes, lo cual provoca sensibilidad, hinchazón y en ocasiones sangrado durante el cepillado.

La gingivitis es una de las enfermedades periodontales más comunes y tiene efectos reversibles si se trata a tiempo con los cuidados adecuados.

Si bien es cierto que esta infección bacteriana constituye la fase más leve de la enfermedad, de no tomarse medidas la gingivitis podría derivar en periodontitis, cuyos efectos pueden llegar a ser devastadores para tu boca.

Por tanto, si tu dentista te ha diagnosticado este problema ¡no esperes ni un día más y comienza hoy mismo con el tratamiento!

Causas De La Gingivitis

Una limpieza dental deficiente puede provocar la alteración del equilibrio bacteriano de la boca y la aparición de una película adherida a nuestros dientes o implantes formada por restos de comida y bacterias, la placa.

Sin embargo, la aparición de esta enfermedad periodontal no siempre está directamente relacionada con una mala higiene bucal, sino que hay otros factores que pueden favorecer la aparición de la misma, tales como:

  • Cambios hormonales producidos durante el embarazo, la pubertad o el ciclo menstrual entre otros.
  • Enfermedades que debilitan el sistema inmunológico como la diabetes o el sida.
  • El consumo de ciertos fármacos como la fenitoína, ciclosporina y bloqueadores de los canales de calcio.
  • La falta de nutrientes y vitaminas causada por una mala nutrición.
  • Los implantes o coronas mal hechos.

Síntomas De La Gingivitis

Como ya hemos mencionado previamente, la gingivitis constituye la primera fase de la enfermedad periodontal, y poner una solución a este problema antes de que se complique y los efectos sean irreversibles es relativamente sencillo y de vital importancia durante esta etapa.

Para ello, es imprescindible detectar esta infección a tiempo y ponerle remedio.

Echa un vistazo a los síntomas de la gingivitis:

- Inflamación, enrojecimiento y sensibilidad de las encías.

- Sangrado durante el cepillado.

- Formación de bolsas en el espacio confinado entre los dientes y la encía superior.

- Recesión de las encías.

- Ligera movilidad dental.

Tratamiento Periodontal De La Gingivitis

Tratamiento Periodontal De La Gingivitis

La gingivitis es reversible y su tratamiento se debe focalizar en la eliminación del biofilm oral, comúnmente conocido como placa, y la restauración del equilibrio bacteriano bucal.

Una correcta higiene bucal junto con el uso de antisépticos serán la clave para acabar con esta enfermedad y volver a tener una boca sana y bonita.

Sigue este tratamiento de la gingivitis y vuelve a disfrutar de una boca sana y bonita:

1. Cepíllate bien los dientes tras cada comida

Una buena limpieza requiere movimientos suaves y precisos, y al menos 2 minutos de cepillado.

Para llevar a cabo un cepillado adecuado se debe prestar especial atención a los dientes de difícil acceso (donde los restos de comida tiendes a acumularse), la unión del diente y las encías y las zonas alrededor de los implantes y ortodoncia.

2. Usa irrigadores dentales

El cepillado consigue eliminar una gran parte de los restos de comida y placa acumulados en los dientes y encías, sin embargo en las zonas de más difícil acceso las bacterias se van concentrando y formando placa.

Como solución a este problema los dentistas recomiendan el uso de irrigadores dentales, los cuales aplican un chorro de agua a presión sobre el diente y la encía para acabar con los restos de placa y comida al que el cepillo no puede acceder.

Estos aparatitos son ideales tanto para mantener una higiene dental adecuada como para tratar infecciones o enfermedades bucales tales como la gingivitis.

3. Enjuágate con un colutorio

Para terminar, el uso de colutorios antisépticos como el Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% ayuda a destruir la placa y restaurar el equilibrio bacteriano en la boca.