Nuestro Blog

Artículos interesantes, consejos de compra y mucho más
¿Cómo Planchar Una Camisa?

A todos nos gusta ir siempre impecables y dar una buena imagen estemos donde estemos; nos preocupamos por comprarnos ropa bonita e intentamos seguir las tendencias, sin dejar de ser fieles a nuestro estilo propio.

Sin embargo hay una cosa que debes de tener muy presente: por muy bonita que sea tu ropa, si la llevas hecha un higo conseguirás el efecto contrario al deseado.

En la sociedad en la que vivimos, muchas personas consideran que la manera de vestir es un claro reflejo de la persona, y sólo con la ropa se pueden adivinar muchos aspectos de la personalidad de la misma.

Por poner un ejemplo cotidiano, si vas a una entrevista de trabajo con una mentalidad positiva de comerte el mundo pero pasas por alto lo mal planchado que llevas el traje, lo más seguro es que no vuelvas a saber nada de esa empresa.

La dejadez y pereza no son cualidades atractivas para ningún ámbito de nuestras vidas, y por desgracia es lo que automáticamente se le atribuye a la gente que parece tener alergia a la plancha.

Pero bueno, dejémonos de palabrería y vayamos al grano, ¿cómo planchar una camisa de manera fácil y efectiva? ¡Aquí aprenderás los simples pasos que hay que seguir para que lo único que tu imagen diga de ti sean cosas buenas!

1. Utiliza las herramientas adecuadas

Está claro que para planchar lo único que necesitamos es una tabla y una plancha.

Sin embargo, la calidad de la herramienta que utilices determinará la facilidad del proceso y los resultados obtenidos.

Si decides comprar la plancha más barata que encuentres sin tener en cuenta sus características y funciones, lo más seguro es que al poco tiempo empiece a fallar y tengas que adquirir otra nueva.

Una buena inversión te ahorrará a la larga mucho dinero, tiempo y esfuerzo, por tanto asegúrate comprar una plancha de vapor con una buena relación calidad-precio.

Si lo prefieres, también puedes decantarte por un centro de planchado, herramienta profesional especialmente recomendada para hogares con mucha colada.

2. Comprueba que la plancha está a punto

Antes de comenzar la faena debes asegurarte que la plancha está lista.

Para ello, rellena el depósito de agua y espera hasta que la suela está caliente.

Muchos novatos cometen el error ponerse manos a la obra sin haber cumplido los requisitos mencionados previamente, y luego se extrañan de que la ropa quede mojada e incluso manchada con restos de cal.

3. Selecciona la temperatura adecuada para cada tejido

Usar la temperatura idónea es esencial para proteger tu camisa y conseguir unos resultados idóneos.

Como es lógico, el nylon, la seda y el poliéster requieren una temperatura menor que la lana, el algodón y el lino, por tanto antes de ponerte a planchar, mira la etiqueta de la prenda y ajusta la temperatura acorde con la misma.

4. Comienza por el cuello

Con la camisa dada la vuelta, estira el cuello sobre la tabla y desliza la suela de un extremo al otro, con la punta siempre en el interior de esta zona para evitar arrugas.

5. Mangas y puños

¿Cómo Planchar Una Camisa?

Las mangas son relativamente fáciles de planchar.

Simplemente pon una de las mangas encima de la tabla y estírala con las manos, asegurándote que no quedan arrugas por ninguno de los dos lados.

A continuación, le damos unas pasadas hasta que todas las líneas hayan desaparecido, y comprobamos que el lado opuesto ha quedado bien.

¿Cómo planchar los puños?

Para abordar la zona de los puños, primero coloca la manga sobre la tabla y abre el puño, asegurándote que queda centrado en la tabla.

Con el pico de la plancha mirando hacia el puño, comienza desde uno de los lados a realizar movimientos longitudinales de arriba a abajo sobre el puño y parte de la manga, hasta llegar al otro extremo.

Es importante que mientras planchas esta zona, estires con la otra mano la manga para que esta zona quede tersa y no se hagan más arrugas al planchar.

6. Plancha los dos lados de la camisa

Con el lado del bolsillo mirando al suelo, ajustamos la mitad de la camisa a la forma de la tabla, la estiramos y planchamos hasta que las arrugas hayan desaparecido, y hacemos lo mismo con el otro lado.

7. Finaliza por las solapas

El último paso es rematar las solapas con movimientos rectos de arriba abajo, y en el lado de los botones deslizar la punta de la suela entre los mismos.


¡Siguiendo estos pasos tendrás tus camisas perfectas en tan solo 3 minutos!

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda y los pongas en práctica muy pronto, ¡ah! y recuerda, ‘’el orden de los factores no altera el producto’’, nosotros te recomendamos este orden de planchado pero puedes variarlo según veas conveniente.

0
Shares